LA IMPORTANCIA DEL INFORME GENERAL Y EL EFECTO DE LA INFLACIÓN EN LOS CONCURSOS. PRIMERA PARTE

LA IMPORTANCIA DEL INFORME GENERAL Y EL EFECTO DE LA INFLACIÓN EN LOS CONCURSOS. PRIMERA PARTE

 I  – INTRODUCCIÓN(2)

Desde la actuación profesional en ciencias económicas y como síndicos en los procesos de concursos y quiebras, a la hora de emitir y presentar los informes, debemos considerar el cumplimento de las “normas profesionales” que regulan nuestra actividad, tanto sean contables o de auditoría; qué procedimientos de auditoría son los aplicables bajo el marco de las normas de auditoría nos permiten validar la información volcada en los informes del síndico. También es imprescindible analizar las normas contables que sirven de base para la elaboración y que deben responder a los informes de la sindicatura.

La aplicación de normas profesionales de auditoría constituye reglas objetivas y técnicas que, al ser cumplidas, conllevan al buen desempeño del profesional síndico.

Las normas profesionales contables fueron concebidas para la confección y preparación de los estados contables y sus informes, por lo que brindan un amplio marco conceptual a los profesionales en ciencias económicas en el área de actuación concursal. La ley de concursos y quiebras (en adelante, LC) regula tres institutos falenciales: el concurso preventivo, los acuerdos extrajudiciales y la quiebra. En este trabajo, nos ocuparemos del informe general y su confección a valores reales y su posterior ajuste por inflación al momento de regular los honorarios del síndico concursal actuante.

A continuación, definiremos brevemente qué es la inflación y cuáles son las consecuencias principales de este fenómeno económico.

II – LA INFLACIÓN

El término “inflación” proviene del latín “inflatio”, y en un sentido económico, se define como el aumento sostenido en los precios de bienes y servicios con la consecuente caída del poder adquisitivo de la moneda generando efectos negativos en la economía  del país.

El economista Paul A. Samuelson, premio Nobel de economía en 1970(3), define a la inflación como “un período de aumento general de los precios de bienes de consumo y de factores productivos”, que genera cambios en la producción como en la distribución de la renta de las diferentes clases sociales.

En los últimos años, los registros inflacionarios anuales que se conocen oficialmente para nuestro país son, según la evolución de los precios mayoristas (IPIM):

2011 12,67%
2012 13,12%
2013 14,76%
2014 28,26%
2015 33,00%
2016 33,00%
2017 18,20%
2018 76,40%
2019 58,50%

En definitiva, la inflación existe, y como tal, implica una pérdida del valor de la moneda, la pérdida del poder adquisitivo y, con ello, la disminución de la expectativa de cobro de un crédito, de un sueldo, de una indemnización. Lo que se recupera a través del tiempo, en un juicio que no reconoce este fenómeno, implicará recuperar menor poder adquisitivo de la misma moneda.

III – EL AJUSTE POR INFLACIÓN CONTABLE

En el contexto inflacionario actual fue necesario volver a aplicar el ajuste por inflación sobre los estados contables,  y consecuente como objetivo principal de este trabajo, nos proponemos verificar si dicho ajuste por inflación debe efectuarse sobre la información con la cual el síndico deberá emitir su opinión en los informes y, en especial, en el informe general.

Veamos qué dice nuestra legislación sobre cómo debe ser llevada la contabilidad y presentada la información. El Código Civil y Comercial establece, en el artí culo 321, que “la contabilidad debe ser llevada sobre una base uniforme de la que resulte un cuadro verídico de las actividades y de los actos que deben registrarse, de modo que se permita la individualización de las operaciones y las correspondientes cuentas acreedoras y deudoras”. El artí culo 325 regula que las registraciones contables deben ser llevadas en forma cronológica, actualizada, sin alteración alguna que no haya sido salvada.

La ley de sociedades, en el artí culo 62, establece que “los estados contables correspondientes a ejercicios completos o períodos intermedios dentro de un mismo ejercicio deberán confeccionarse a moneda constante”.

La Federación Argentina de Consejos Profesionales en Ciencias Económicas (FACPCE) dictó, en mayo/1984, la resolución técnica 6, que establece la aplicación del ajuste por inflación para los estados contables. Esta norma fue suspendida en abril/1991 con la sanción de la ley de convertibilidad 23928, que suspende las actualizaciones y deja sin efecto el ajuste por inflación. En 2002, con la sanción del decreto 1269/2002 se reinstaló nuevamente la reexpresión de los estados contables en moneda constante.

Sin precisar fecha ni lugar de emisión, a fines de julio/2018 se conoció una comunicación de la FACPCE que constituyó un  anticipo de lo que luego dispuso sobre la cuestión objeto de este artí culo.

En efecto, siendo imposible ignorar la necesidad de reexpresar integralmente los estados contables, se comunicó a los profesionales que a partir de los ejercicios finalizados el 1/7/2018 la referida reexpresión tendrá el carácter de obligatoria, aun en el caso en que el decreto 664/2003, cuya derogación se compromete a gestionar, siga vigente.

Como consecuencia de esta comunicación, la Junta de Gobierno de la FACPCE, reunida en San Juan los días 27 y 28 de setiembre de 2018, emitió su resolución 539/2018, referida a la nueva aplicación de la resolución técnica 6. Sobre este punto, diremos que esta resolución puso en marcha el procedimiento contable de ajuste por inflación de los balances cerrados a partir  del 31/12/2018, aunque no será motivo del presente trabajo analizar los cambios que la resolución 539/2018 efectuó sobre la resolución técnica 6 (actualizada por RT 19) y la Sección 3.1 de la resolución técnica 17, ambas normas modificadas por la resolución técnica 39. Y, por último, cabe mencionar la Sección 6.1 de la resolución técnica 16 y la resolución técnica 41, en su punto 2.6, las cuales prevén la utilización de la moneda homogénea en los casos donde exista inflación.

Una de las consecuencias más relevantes en el análisis falencial es la falta de información contable confiable y homogénea, de manera que permita la toma de decisiones en forma correcta por parte del empresario concursado, por sus acreedores, por el juez, por el síndico y por todas las partes intervinientes en el proceso.

Como expresa la resolución técnica (FACPCE) 6 en su primera parte, “los estados contables constituyen uno de los elementos más importantes para la transmisión de información económica y financiera sobre la situación y gestión de entes públicos y privados … e) Que en períodos inflacionarios los estados contables no ajustados para contemplar los efectos de la inflación sobre los valores de las cuentas que los integran presentan información que puede considerarse -en términos generales- totalmente distorsionada”.

La información no ajustada por inflación no cumple con ninguno de los atributos que debe reunir un sistema contable (RT 16): pertinente, confiable, sistemática, comparable y clara. La falta de valores a moneda homogénea afecta la opinión del síndico en sus informes.

Debemos preguntarnos si la no aplicación del ajuste por inflación en la información que utiliza el síndico como base de sus opiniones puede afectar el fin perseguido por la ley.

IV – EL INFORME DEL AUDITOR

El doctor Fowler Newton(4), al referirse al informe de auditoría, define: “Es el documento escrito mediante el cual el profesional (contador público) comunica las conclusiones de su trabajo”.

La norma que regula la emisión de informes en la profesión es la resolución técnica 37.

El informe del auditor es el medio a través del cual el profesional, contador público, emite un juicio técnico sobre los estados contables que ha examinado. Es la expresión escrita donde el auditor expone su conclusión sobre la tarea que realizó.

Cada una de las distintas etapas de una auditoría tiene por principal objetivo la emisión del informe. La emisión de ese informe es, al mismo tiempo, el objetivo del trabajo y la conclusión donde el profesional explicita el resultado de su tarea.

En términos sencillos, podría resumirse que, en su informe, el auditor expresa:

  • que ha examinado los estados contables de un ente, identificándolos;
  • cómo llevó a cabo su examen aplicando normas de auditoría, describiendo brevemente, y qué conclusión le merece su auditoría, indicando si dichos estados contables presentan razonablemente la situación patrimonial, económica y financiera del ente, de acuerdo con las normas contables profesionales vigentes.

Los aspectos básicos establecidos en el informe del auditor verán los conceptos establecidos por normas contables profesionales vigentes: las normas de auditoría bajo las cuales está regido el proceso de examen que llevará a cabo y las normas contables, que son el marco de referencia de su trabajo, y regular la medición y exposición contable de los estados auditados.

Las nuevas normas de auditoría en vigencia en la República Argentina, en consonancia con la normativa internacional vigente, contemplan también que se pueden auditar estados contables preparados de conformidad con un marco de información contable diseñado para satisfacer las necesidades de los usuarios de la misma.

La importancia del informe, para el auditor, es capital, es la conclusión de su trabajo. Por tal causa, se le debe asignar un extremo cuidado, verificando que sea técnicamente correcto. Por ser la única muestra palpable del trabajo profesional, un error en el informe puede opacar el más depurado, meti culoso y técnico trabajo de auditoría.

Es importante recalcar que esta focalización en la confección del informe no pretende relegar el tiempo del examen propiamente dicho, en detrimento de la calidad del trabajo.

El auditor debe perseguir la mejor optimización de sus recursos para lograr una auditoría bien hecha y un informe correctamente redactado. De nada serviría priorizar únicamente un aspecto. No sería aceptable un informe perfectamente redactado y presentado, si no existe el adecuado respaldo del trabajo como prueba del juicio técnico expresado.

Poco éxito podría tener un trabajo de auditoría excelentemente realizado, que permita concluir sobre los estados contables de un modo que luego, al volcarlo al informe, adoleciera de falencias técnicas y no transmita la opinión profesional correctamente.

Resultaba común que el informe del auditor sobre los estados contables fuera titulado “Dictamen del auditor”. Esta fue la expresión utilizada por algunos organismos profesionales en el pasado. Hoy, la tendencia de la profesión es generalizar su denominación bajo el nombre de “Informe del auditor” o “Informe del auditor independiente”, siendo una expresión más global y así propuesta por las normas de auditoría vigentes.

Es también de uso general, denominado “dictamen”, el párrafo del informe del auditor donde este emite su opinión o juicio técnico o se abstiene de hacerlo.

4.1. Tipos de informe del auditor

Existen distintos tipos de informe según el servicio requerido por el comitente que contrata al contador público. Los distintos tipos de informe se clasifican en tres grandes grupos, según se detalla a continuación:

  1. Informes sobre estados contable
    • Auditoría externa de estados contables:
    • Informe
    • Informe
    • Auditoría de estados contables preparados de conformidad con un marco de información.
    • Auditoría de un solo estado contable o de un elemento, cuenta o partida específica de un estado
    • Auditoría de estados contables
    • Revisión de estados contables de plazos
  2. Aseveraciones formales
  3. Juicios específicos
    • Informe sobre otros encargos de aseguramiento:
    • Informe sobre el examen de información contable
    • Informe sobre controles de una organización de servicios.
    • Informe sobre servicios relacionados:
    • Informe sobre procedimientos acordados.
    • Informe sobre compilación de información contable.

Ahora bien, ¿de cuál de estas herramientas se puede servir el síndico para efectuar su labor y, en especial, el informe general?

¿Son idénticas la tarea del auditor contable y la del síndico concursal? Tratare de responder estas preguntas seguidamente.

El artí culo 13 de la ley 20488(5) establece las normas referentes al ejercicio de los profesionales en ciencias económicas en general y dispone que “se requerirá título de contador público o equivalente: a) en materia económica y contable cuando los dictámenes sirvan a fines judiciales, administrativos o estén destinados a hacer fe pública en relación con las cuestiones siguientes: … la emisión de dictámenes se deberá aplicar las normas de auditoría aprobadas por los organismos profesionales cuando ello sea pertinente”. Y el inciso b) refuerza lo anterior estableciendo que en materia judicial y el punto 1, en especial en materia de concurso de la LC, disponiendo que los contadores públicos al emitir informes o dictámenes en materia judicial dentro de nuestra incumbencia deberán aplicar las normas de auditorías aprobadas por los organismos profesionales, en la medida que sea pertinente.

Según Casadío Martínez, “suele confundirse auditoría con informe profesional, cuando aquel es una especie del género de estos, ya que toda tarea de auditoría se incluye en un informe, pero no todo informe se emite luego de efectuada una auditoría, y así es que tenemos certificaciones, que son informes profesionales emitidos sin haber realizado una auditoría, aunque sí otras comprobaciones”.

En resumen:

  1. La sindicatura es ejercida por contadores públicos.
  2. El contador debe actuar como síndico concursal tal como lo prevé el artí culo 13 de la ley 20488, en su inciso b), punto 1.
  3. Al emitir dictámenes relativos a concursos y quiebras, deberá aplicar, en la medida de lo posible, las normas profesionales que emitan los organismos profesionales.
  4. Actualmente, esta norma es la resolución técnica (FACPCE) 37.

Por lo cual, podremos definir a la auditoría en materia de la LC como:

  1. una actividad de análisis desarrollada en el examen técnico de los documentos contables o no, puestos a consideración mediante su revisión y verificación idónea,
  2. realizada por un síndico concursal, que es una persona calificada e independiente que examina el trabajo de otros.
  1. Su objeto consiste en la emisión de un informe que concluye con una opinión responsable acerca de la razonabilidad de la información puesta a consideración, y a partir de esta información, el síndico elabora los estados e informes que contendrá el informe del artí culo 39.
  2. El profesional que expresa la opinión es responsable de la misma, de allí la responsabilidad ineludible del auditor que no cumpla adecuadamente con su labor, ya que cualquier impedimento u observación debe constar en el dictamen, porque si no pudo comprobar alguna información por alguna cuestión, debe constar en el informe, ya que de lo contrario no queda liberado de responsabilidad.

 

V – EL INFORME GENERAL

Siguiendo a Oscar Nedel(6), el informe que mayor dificultad de análisis y a su vez, de mayor conexitud con el tema central de

nuestro trabajo, será indudablemente el exigido por el artí culo 39 de la LC, es decir, el informe general, puntualmente los incisos

2) y 3), que nuevamente mencionan y utilizan expresiones como “composición actualizada y detallada del activo, con la estimación de los valores de realización de cada rubro”, aunque, puntualmente, menciona el “valor de realización” que podría estar más relacionado al precio de plaza o disposición de los interesados adquirentes.

Podemos definir al informe contable como noticia o instrucción que se da en un negocio o suceso, o bien acerca de una persona(7); o acción y efecto de informar o dictaminar.

De aquí el término “dictaminar” como opinión o juicio que se emite sobre una cosa, y agregaríamos por un experto en la materia dirigida hacia un destinatario puntual (cliente, comitente, juez, parte) o sin destinatario predeterminando (terceros en general).

Oscar Nedel -a quien venimos siguiendo y compartiendo sus enseñanzas en este tramo- define al informe(8): “Es la acción a través de la cual un sujeto con capacidad y formación necesaria para hacerlo, hace saber, conocer o comunicar, a través de sus expresiones (orales o escritas) y mediante un dictamen, características acotadas y su concepción arribando a una conclusión, permitiendo que el comitente o tercero interesado tome el debido conocimiento”.

Con criterio de contador, diremos que el informe es el resultado que se obtiene luego de un proceso de investigación (auditoría) y análisis e interpretación de las variables propias de la materia que se analiza, el cual se puede canalizar por medios escritos u orales, permitiendo al usuario de la misma información útil para la toma de decisión o minimizar la incertidumbre.

La auditoría contable tiene por objetivo obtener suficiente satisfacción con respecto a la validez de las afirmaciones contenidas en los estados contables, en el caso, los de la deudora, habiendo sido definida como el examen de información por parte de una tercera persona, distinta de la que la preparó y del usuario, con intención de establecer su razonabilidad dando a conocer los resultados de su examen. A fin de aumentar la utilidad que tal información posee, cabe afirmar que los procedimientos de auditoría contable son pacíficamente admitidos por la doctrina con carácter general para la actuación del síndico concursal, siendo considerados como “informes especiales” los que la ley le exige hacer e, inclusive, respecto del informe general, se lo podría catalogar como un “informe extenso” dentro de las resoluciones técnicas de la FACPCE. La principal diferencia entre la auditoría y los informes concursales será, entonces, que mientras la primera exige que el profesional dictamine si la información aportada por la empresa refleja razonablemente la situación financiera y económica de la empresa, los informes concursales requieren exactitud, ya sea en la verificación de créditos o en el informe general.

VI – EL ROL DEL SÍNDICO CONCURSAL

Si bien el rol del síndico no está claramente definido en la legislación actual, respecto de la propuesta concordataria que votarán los acreedores, es fundamental que el mismo emita su opinión a través de un informe respecto de la existencia de fraude o abuso de derecho. Aun así, es facultad del juez el requerir su asesoramiento para determinar si la propuesta es o no abusiva o fraudulenta. Es decir, el síndico no posee la facultad de efectuar dicha calificación si no le es requerida por el magistrado. Pero sí tiene el deber de denunciar la existencia de un acuerdo que resulte abusivo para los acreedores que no votaron el mismo favorablemente.

VII – INCISOS DEL ARTÍCULO 39 EN LOS QUE SE DEBE TENER EN CUENTA LA INFLACIÓN AL MOMENTO DE CONFECCIONAR EL INFORME GENERAL

El inciso 1)(9) es, sin duda, en el cual el síndico deberá seguir los principios del análisis e interpretación de estados contables. Si bien se trata de una práctica también realizada por los auditores, se refiere no a la faz inicial de “comprobación” sino a una etapa posterior de “análisis” de los datos recolectados y de la información verificada.

Dicho análisis permite establecer determinados ratios económicos, financieros, de rotación, de rentabilidad, etc., sobre la base  de los ejercicios comparativos presentados en la solicitud del concurso y de las diversas cuentas de la contabilidad en los distintos períodos. En dicho ámbito, el síndico debe analizar los balances comparativos, en forma vertical y horizontal, evaluar la razonabilidad de las causas del concurso, analizar los retiros de socios, las políticas de dividendos, los costos financieros, las políticas de comercialización, la planificación de la producción, los incrementos de stocks, la financiación de activos no corrientes con pasivos de corto plazo, los costos de explotación, la política del personal, los pagos por entrega de bienes o de obligaciones posconcursales, la relación entre el capital propio y el capital ajeno, estableciendo las diversas “infracapitalizaciones” económica, financiera, aparente, operativa y legal, entre otros análisis posibles.

Para que toda esta información tenga lógica y sea posible su comparación, la misma deberá estar toda expresada a una misma moneda, para lo cual se hace imprescindible actualizar los montos, para poder efectuar una comparación razonable y razonada de los mismos y así entender las probables causas que ocasionaron el desequilibrio económico.

Con el objeto de cumplimentar este inciso se deberá analizar los resultados de los ejercicios económicos actualizados a fecha del análisis y así conocer la rentabilidad obtenida en cada período, ya sea positiva o negativa, en moneda homogénea.

Concretamente, se deberá proceder al cál culo de los siguientes índices o ratios pertenecientes a lo que profesionalmente conocemos como análisis de estados contables de cada período para posteriormente verificar su evolución en el tiempo. Si bien no es del alcance de este trabajo profundizar el análisis de los índices y coeficientes, recordamos algunos ejemplos de estos ratios que serán útiles al momento del análisis:

  • Evolución del capital de trabajo
  • Solvencia
  • Endeudamiento y endeudamiento a corto
  • Liquidez corriente, liquidez ácida, liquidez inmediata.
  • Período de
  • Período de
  • Días de crédito.
  • Rentabilidad
  • Margen de utilidad sobre
  • Rotación de ventas sobre el activo, entre

Del análisis del conjunto de estos índices, calculado sobre los estados patrimoniales ajustados por inflación, se llegará a la determinación de las causas que dieron origen al desequilibrio económico y financiero de la empresa y que desembocó en la necesidad de solicitar la remediación concursal.

En el inciso 2)(10) del artí culo 39 de la LC, al valuar el activo actual, se deberá tener en cuenta, al comparar dichos valores debidamente ajustados por inflación con los valores probables de realización, si los componentes incluidos en los estados presentados al inicio del concurso no habían sido sobre o subvaluados.

Cuando el negocio está en marcha, “la empresa normalmente se considera como una operación que continuará en el futuro previsible”. Se supone que la empresa no tiene intención ni necesidad de liquidarse o de reducir sustancialmente la escala de sus operaciones.

Ocurre que una empresa en concurso de acreedores es una empresa con grandes posibilidades de no continuar en marcha. Sin embargo, lo que aparentemente la doctrina ha querido expresar es la consideración de un marco donde la empresa supuestamente está en marcha y, por lo tanto, la valuación de sus activos no se vería afectada por la sombra de una liquidación final.

Es una suerte de “abstracción” que permite aplicar normas de valuación diseñadas para empresas que normalmente están en marcha.

Antes de detallar los rubros del activo y explicar sucintamente cómo se valúan bajo el ya explicado criterio de empresa en marcha, definiremos al valor neto de realización como el valor de recupero en condiciones normales de operación, es decir, es el valor obtenido por la venta de un activo después de deducir todos los costos y gastos directos que dicha venta implica.

7.1. Rubros del activo. Detalle y criterios de valuación

Disponibilidades caja y bancos

  1. En moneda local: se utilizará el valor nominal, tanto para el dinero en efectivo como en bancos. La fuente normativa es la resolución técnica 17(11) (5.1).
  2. En moneda extranjera: la moneda extranjera se convertirá a moneda argentina al tipo de cambio de la fecha de los estados contables. La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.1).

Inversiones

  1. Títulos y acciones con cotización: su valor recuperable será el valor neto de realización. La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.6).
  2. Participaciones en otras sociedades -art. 33, L. 19550- en la que se ejerce influencia significativa: su valor recuperable será el valor patrimonial proporcional. La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.9).
  3. Participaciones en otras sociedades -art. 33, L. 19550- en la que no se ejerza influencia significativa: la medición contable de la participación se hará a su costo ajustado por inflación (aplicación de la RT 6). La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.9).

Créditos

  1. En moneda local: su valor recuperable es
    • cuando la intención y factibilidad de negociarlos, cederlos o transferirlos anticipadamente es el valor neto de realización. La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.2).
    • En los restantes casos:
  2. La medición original del
  3. La porción devengada de cualquier diferencia entre ella y la suma de importes a cobrar a sus La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.2).
  4. En moneda extranjera: en los casos de cuentas a ser cobradas en moneda extranjera o en su equivalente en moneda argentina, los cál culos indicados deben ser efectuadas en ella, y los importes así obtenidos deben ser convertidos a moneda argentina al tipo de cambio de la fecha de los estados contables.

La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.2).

  1. Créditos sujetos a ajuste o indexación no cancelables en dinero: deben aplicarse las reglas de medición contable correspondientes a los bienes o servicios a La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.4).

Bienes de cambio

  1. Bienes de cambio en general: su valor recuperable es el valor neto de realización. La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.5.1).
  1. Bienes de cambio fungibles, con mercados transparentes que pueden ser comercializados sin esfuerzo significativo: su valor recuperable es el valor neto de realización. La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.5.1).

Bienes de uso e inversiones en bienes muebles e inmuebles

Su valor recuperable es el valor neto de realización.

Es válido utilizar tasaciones disponibles y cualquier información que permita determinar su valor de realización. En caso de no tener información, se medirá computando el costo original menos la depreciación acumulada.

La fuente normativa es la resolución técnica 17 (5.11.1)

Cargos diferidos

No corresponde computar estas partidas por la incertidumbre que existe sobre la continuación de la empresa en marcha.

VIII – LOS BIENES INMATERIALES

En cuanto a los bienes inmateriales, el mayor problema que presenta es el de su valuación: si se trata de inmateriales producidos por la misma empresa, es decir, autogenerados, como una marca, nombre comercial o llave de negocios, que son el resultado de la propia actividad de la empresa, no estarán contabilizados en los estados contables de la empresa, por lo que técnicamente tendrán valor contable cero (0).

Si estos bienes intangibles son adquiridos a terceros, estarán en la contabilidad de la empresa registrados por su costo original reexpresado menos las amortizaciones correspondientes, sin el mayor valor que hayan adquirido estos bienes en la empresa.

Oscar Nedel, al respecto, expresa: “se da la paradoja de que, aun cuando estos bienes puedan constituir uno de los principales activos, no estén reflejados en los estado contables”.(12)

Dado, entonces, que los bienes inmateriales o no se registran contablemente por ser autogenerados o su valor dista notablemente de la realidad, la ley le encomienda al síndico prescindir en este rubro de las constancias contables y valuar los bienes inmateriales estimando su valor probable de realización, entendiendo, entonces, que lo realmente importante es cuánto se obtendría en caso de realización en un proceso liquidatorio.

Exponemos a continuación un cuadro que pertenece a Mario Wainstein con el detalle de las formas de valuación de los principales rubros que componen los bienes inmateriales.

VALUACIÓN DE BIENES INMATERIALES
Partida Empresa en marcha Empresa en liquidación
Derechos de autor y de edición Costo de adquisición ajustado por inflación. Deberá

evaluarse el valor de utilización económica. Puede valuarse al valor neto de realización si este resultara mayor.

Valor neto de realización siempre que pudiera negociarse su venta.
 

Marcas

Costo de adquisición ajustado por inflación. Se debe considerar el valor de utilización económica para determinar probables previsiones por desvalorización y puede valuarse al valor neto de realización si este resultara mayor. Valor neto de realización. Se pueden considerar tasaciones por peritos independientes y ofertas de terceros.
 

 

Patentes

Costo de adquisición ajustado por inflación neto de las

amortizaciones acumuladas. Se debe considerar el valor de utilización económica para determinar probables previsiones por desvalorización. Puede valuarse al valor neto de realización si este resultara mayor.

 

Valor neto de realización. Se pueden

aceptar tasaciones por peritos valuadores independientes y ofertas de terceros.

Licencias, franquicias y concesiones Costo de adquisición ajustado por inflación. Deberá

evaluarse el valor de utilización económica. Puede valuarse al valor neto de realización si este resultara mayor.

Valor neto de realización si resultara posible transferir esos derechos. Probablemente,

esos contratos prevén la caducidad para los casos del cese de la explotación.

 

Procesos secretos de investigación y de desarrollo

Costo de adquisición ajustado por inflación. Deberá

evaluarse el valor actual de los ingresos netos probables que directa e indirectamente producirán. Puede valuarse al valor neto de realización si este resultara mayor.

Valor neto de realización si hay o existe

algún dato o información vendible. Es muy posible que no se asignara valor. Aquí

también se advierte el efecto del cese del negocio.

Costos preoperativos de organización o reorganización Costo de adquisición ajustado por inflación. Deberá

evaluarse el valor actual de los ingresos netos probables que directa e indirectamente producirán.

No puede asignarse valor pues no hay ingresos futuros computables.
 

 

Llave de negocio

Valuación especial de acuerdo con diversos métodos de determinación. Frente al estado de cesación de pagos, resulta poco probable que la empresa tenga utilidades o

logre obtener utilidades que excedan los retornos normales de inversión.

 

 

No se puede asignar valor. Cesa el negocio.

IX – COMPOSICIÓN DEL PASIVO

Finalmente, en el inciso 3)(13), la ley, luego de la modificación, requiere que el pasivo se informe por separado. Deberá indicar el síndico no solo los pasivos verificados, sino también los que denunció la concursada y aquellos que se presentaron a verificar y no fueron denunciados oportunamente por la deudora.

También deberá informar aquellos créditos denunciados por la concursada y que no se presentaron a verificar, otros pasivos que surjan de la contabilidad y otros que surjan a partir de elementos de juicios verosímiles.

En el informe deberán constar los pasivos pendientes de resolución, ya sea por presentación a verificar tardía o porque aún se encuentran pendientes de resolución.

Todos los pasivos valuados a moneda del momento en que se confecciona el informe general.

Detallaremos en el cuadro siguiente lo acreedores y los tipos de créditos que se pueden presentar a verificar y qué método de valuación usaremos en cada caso según las normas profesionales.

TIPO DE ACREEDOR TIPO DE CRÉDITO MÉTODO DE VALUACIÓN
Acreedores comerciales en pesos, tanto denunciados como no

denunciados por la concursada

 

Créditos quirografarios

 

Por el monto aconsejado

Acreedores comerciales en pesos, tanto denunciados como no

denunciados por la concursada

 

Créditos con privilegio

Por el monto aconsejado, más intereses corridos hasta la fecha del informe general
Acreedores comerciales en moneda

extranjera, tanto denunciados como no denunciados por la concursada

 

Créditos quirografarios

Por el monto aconsejado al tipo de cambio vigente a la fecha del informe general
Acreedores comerciales en moneda

extranjera, tanto denunciados como no denunciados por la concursada

 

Créditos con privilegio

Por el monto aconsejado, más intereses corridos hasta la fecha del informe general, al tipo de cambio vigente a la misma fecha
Acreedores comerciales, denunciados por la concursada y que no se

presentaron a verificar

Crédito quirografario y privilegiado Según lo denunciado por el deudor o estimación según valor de libros u otra documentación respaldatoria. Aquí se le exige al síndico que los exponga al modo de una previsión
Verificaciones tardías pendientes de resolución Créditos quirografarios Al valor de la demanda de verificación tardía
Verificaciones tardías pendientes de resolución Créditos privilegiados Al valor de la demanda de verificación tardía, más los intereses correspondientes hasta la fecha del informe general
Créditos cuya verificación no se aconseja Estimar el pasivo contingente por los posibles incidentes de revisión Estimaciones según documentación contable y extracontable de la concursada
 

Gastos del concurso

Honorarios profesionales, gastos legales, tasa de justicia, otros Estimación: según art. 265, LC, L. 23898, arts. 3 y 4, etc.

Vemos que la determinación del pasivo tiene directa relación con los informes individuales oportunamente elaborados por el síndico. Estos valores no son definitivos, sufrirán variaciones y correcciones, se sumarán las verificaciones tardías, los créditos observados y declarados inadmisibles y que hayan solicitado la revisión prevista en el artí culo 37 de la LC.

X – BIBLIOGRAFÍA

– Casadío Martínez, Claudio A.: “Informes del síndico concursal” – 1ª ed. – Ed. Astrea – 2011.

  • “El informe general del síndico concursal” – Cuadernos Profesionales N° 12 –

– Favier Dubois, Eduardo M.: “Concursos y quiebras. Ley 24522” – 3ª ed. – ERREPAR – 2012.

  • Favier Dubois Eduardo M. y D’Angelo, Armando M.: “Práctica concursal” – ERREPAR –
  • Ferrario, Carlos y otros: “Ley de concursos y quiebras comentada y anotada” – ERREPAR –

– Graziabile, Darío: “Ley de concursos comentada. Análisis exegético” – 2ª ed. actualizada – ERREPAR – 2011.

  • Graziabile, Darío J. (Dir.): “Tratado del síndico concursal” – Ed. Abeledo-Perrot –
  • “Ley de concursos y quiebras (24522)” – 4ª ed. – Ed. Abeledo-Perrot.
  • Mena, Celina M.: “Informe de la sindicatura concursal” – ERREPAR –

– Nedel, Oscar: “Informe de la sindicatura” – 2ª ed. – Ed. Aplicación Práctica – 2014.

  • Nedel, Oscar: “Gráfica concursal. Ley de concursos y quiebras” – 2ª ed. actualizada y
  • Osso, María C.: “La importancia del informe general, las funciones y responsabilidades del síndico concursal ante el marco de un acuerdo abusivo” – III Jornada Nacional de Derecho Contable – La

– Pasaresi, Guillermo M. y Pasarón, Julio F.: “Honorarios en concursos y quiebras” – 1ª reimp. – Ed. Astrea – 2009.

  • Rouillon, Adolfo A. N.: “Indexación concursal” – Ed. Astrea –
  • Rouillon, Adolfo A. N.: “Régimen de concursos y quiebras” – 17ª ed. – Ed.
  • “Tratado de derecho civil y comercial” – Ed. Thomson Reuters-LL – X -2017.
  • Wainstein, Mario:     “El     informe    general    del     síndico        Contenido    y     régimen      aplicable”     – https://es.scribd.com/document/339152578/DR-WAINSTEIN-Informe-General-Del-Sindico

 

Notas:

  • Profesor titular de la cátedra D y profesor adjunto interino de la cátedra B de Sociedades Comerciales de la carrera de Licenciatura en Administración de Empresa (UCC). Profesor adjunto interino de las cátedras A y C de Sociedades Comerciales de la carrera de Contador Público (UCC). Cursos de la especialidad para Curso de la especialidad para empresarios (SEPYME Cba.). Investigador del

 

IADECO. Especialista en Sociedades (CPCE Cba.). Especialista en Tributación (UNC). Diplomado en Derecho Penal Económico (US21).

Candidato a especialista en sindicatura concursal por la Escuela de Graduados de la Universidad Nacional de Córdoba

  • Este trabajo es parte de la tesina presentada como trabajo final de la especialización en sindicatura concursal. Quiero agradecer especialmente a mi amigo Raúl Nisman, director de la misma, que siempre me apoyo en esta tarea y en la faz profesional, brindándome, como desde hace muchos años, su amistad totalmente desinteresada
  • Samuelson, Paul A.: “Curso de economía moderna” – Ed. Aguilar – 1970
  • Fowler Newton, Enrique: “Tratado de auditoría” – 3ª ed. – LL – 2004 – I – pág. 269
  • Se reproduce la parte pertinente del art. 13, L. 20488. “Se requerirá título de contador público o equivalente:
  1. a) En materia económica y contable cuando los dictámenes sirvan a fines judiciales, administrativos o estén destinados a hacer fe pública en relación con las cuestiones siguientes … b) En materia judicial para la producción y firma de dictámenes relacionados con las siguientes cuestiones:
  2. En los concursos de la ley 19551 para las funciones de síndico
  • Enfoques – junio/2003, 85
  • Diccionario contable – Ed. Valleta Ediciones – pág. 260
  • “Conversión de la quiebra en concurso preventivo” – Ed. Aplicación Tributaria – pág. 80
  • 39: “Treinta (30) días después de presentado el informe individual de los créditos, el síndico debe presentar un informe general, el que contiene: 1) El análisis de las causas del desequilibrio económico del deudor
  • 39, inc. 2): “La composición actualizada y detallada del activo, con la estimación de los valores probables de realización de cada rubro, incluyendo intangibles
  • Se hace referencia a la RT (FACPCE)
  • Nedel, Oscar: “Gráfica concursal. Ley de concursos y quiebras” – 2ª ed. actualizada – LL – pág. 292
  • 3) La composición del pasivo, que incluye también, como previsión, detalle de los créditos que el deudor denunciara en su presentación y que no se hubieren presentado a verificar, así como los demás que resulten de la contabilidad o de otros elementos de juicio verosímiles
Whatsapp
Hola 👋, gracias por contactarte con Guitman & Asociados. ¿Cómo podemos ayudarte?